Yo quiero ser así

Reading time: 9 – 15 minutes

Últimamente los domingos a estas horas intento encontrar unos minutos para hacer mi resumen semanal. Para ello tengo una rutina muy bien definida que a continuación me gustaría describir. Pero antes de entrar al contenido quería compartir el porqué empecé a hacer esto. La respuesta es muy sencilla, por la vida encontramos a muchas personas; todas aparecen porqué nos tienen que enseñar alguna cosa pero hay algunas que además de hacer esto provocan cambios importantes, cambios de raíz. Te pueden cambiar hasta en quien quieres ser, cosa que diría que es todavía más importante. Si quereis profundizar un poquito más en el tema una muy buena forma de hacerlo es ver este video de TEDxAndorra, concretamente de Victor Küppers una de esas personas que sin tener la suerte de conocerlas ya te inspiran.

Los que me conoceis sabeis que desde los 9 años mi vida se mueve alrededor de una pasión. La tecnología me cautiva y no puedo evitar invertir infinidad de horas y energía disfrutándola de mil formas. Pues bien, como todas las pasiones incontroladas creo que lo que acaban haciendo es convertirnos en personas descompensadas personas que acaban perdiendo el referente de lo que realmente es importante y focalizan toda la existencia hacia esa actividad.

Por suerte ya hace muchos años varias de esas personas que te cambian se cruzaron en mi camino. Después de abrir los ojos he dejado que esa energía y vitalidad que siento hacia mi pasión permita iluminar el resto de areas de mi vida. Ese amor y pasión me dan una fuerza y una ilusión que me motivan a hacer lo que algunos califican de locuras, los otros lo etiquetan como ser perseverante o metódico. Yo la verdad no me atrevo a ponerle un nombre, simplemente me funciona.

Lo que si sé, es que cada mañana a las 5:50 mis ojos se abren como dos faros, una sonrisa se dibuja en mis labios; de un salto me levanto de la cama y después de la visita obligada al WC invierto mis primera horas del día en sumergirme en unos minutos de meditación. El siguiente paso es el que os quiero compartir y se trata de preguntarme cuatro cositas, se trata de proyectarme sobre mi día y de vivir antes de que pase la realidad que quiero vivir hoy.

Hoy quiero compartir con esta entrada en mi blog las preguntas que respondo por escrito cada mañana y las que respondo cada noche. Además al llegar el domingo a estas horas aprovecho para re-leer esas respuestas y responder mis preguntas semanales. Finalmente cada mes y cada año vuelvo a trabajar sobre este material. Seguramente os preguntareis y porqué todo esto? pues porqué no me conformo en que sólo mi inconsciente dirija mi camino, no es suficiente para mi ser como mi voz interior dice que me debo comportar.

Con este trabajo lo que he hecho con los años es ir creándome como de verdad quiero ser, como se que lo consigo? muy sencillo, sólo me hace falta abrir bien los ojos y las orejas, al ver y escuchar lo que pasa a mi alrededor cada día me dice si lo hago bien o mal. Si mi día a día es realmente un sueño tan bonito del que no quiero despertar jamás, o si se parece a una pesadilla de la que quiero escapar. Si os preguntáis en que punto estoy, sólo os diré lo que me gusta contestar cuando alguien me ofrece café: “No, gracias. No me gustaría despertar de este fantástico sueño que es mi vida. Mejor me tomo una tila y me permito contemplar lo fantástico que es el mundo y dejar de correr sin saber porqué.

Volviendo a las preguntas, lo primero es escribir una lista de cosas por las que estoy agradecido. Me tomo mi tiempo y me permito respirar muy pausadamente y profundamente para sentir desde mi interior que salgan esas cosas por las que me siento agradecido. No importa lo que sea, no importa si es material, inmaterial, una persona, animal o planta. Simplemente me permito sentir como la gratitud sale de mi.

A continuación repito un mantra. Se trata de aceptarme, de perdonarme y finalmente de quererme. Me costó muchos años entender que sólo podía querer a los demás si me quería con plenitud a mi mismo. No me fue fácil, hay tantas y tantas cosas que me cuesta aceptar de mi que ni siquiera me permito perdonarme; durante este ejercicio me gusta sentir esas emociones recorrer mi interior y cuando concluyo la repetición del mantra con los ojos cerrados, una sonrisa en mis labios y repitiendo en voz alta que me quiero noto un subidón de energía brutal.

Cada mañana me gusta re-escribir cual es mi objetivo trascendental y me gusta tenerlo presente por eso asumo que ese objetivo esta dentro de mi y que debo permitirme sentirlo una y otra vez para que se pueda materializar. El enunciado que tengo en mi lista de tareas diarias es este: “Actuar como si ya tubiera lo que deseo, dar las gracias por tener lo que deseo“.

En este momento estoy listo para empezar a responder las primeras preguntas del día. La primera es “Dar las gracias a una persona por algo“. Se trata de buscar en el mundo alguien concreto al que darle las gracias por algo en concreto. Esta pregunta acostumbra a serme muy fácil de contestar, las siguientes son: “¿Qué hay de hermoso en este día?” y “¿Qué quiero aprender hoy?“. Sigo con. “¿Cómo puedo mejorar hoy?” y proyecto seguidamente la respuesta de la pregunta sobre la siguiente cuestión “¿En qué modo esto que aprenderé hoy, influirá y será importante para mi vida?“.

La última pregunta es en forma de petición; “¿Que le pido hoy a mi subconsciente?“. Recordándome que mi metáfora personal es el agua y que una de las propiedades fantásticas que esta tiene es fluir a través del camino empiezo a visualizar en mi mente lo que haré el resto del día, aprovecho cuando aparecen bloques de tiempo libres para anotarlos y cuando mentalmente he llegado al final del día voy llenando esos bloques de tiempo repasando mis listas de tareas (TODO lists); no me perderé con los criterios que uso para filtrar las tareas pero hay todo un trabajo detrás para hacer la selección (GTD). Eso si, si queréis recordar o saber porqué mi metáfora es el agua recomiendo esta entrada: Ser aigua.

Llegados a este punto alguien podría pensar que mi día esta plenamente planeado a primera hora, pero la realidad no tiene nada que ver. Ese es mi objetivo y por el que voy a trabajar durante el día; tengo claras las tareas clave que si o si voy a hacer y las que podría ser que no fuera posible ejecutar. Pero lo fundamental es permitirme fluir a través del día, permitirme sentirme pleno e infinitamente feliz de vivir el que sólo puede ser el mejor día de mi vida; simplemente porqué sólo existe hoy y así es como quiero vivirlo.

Antes de acabar el día, o en su defecto, a la mañana siguiente hay las preguntas que complementan a las de la mañana. Empiezo describiendo muy brevemente el día, una palalbra, una frase o un largo párrafo; todo es más que suficiente. Sigo preguntándome “¿qué cosas he aprendido hoy?” es curioso observar al final de la semana, cuando repaso el trabajo hecho, como esta pregunta siempre esconde interesantes sorpresas. Después escribo la respuesta de “¿Qué hice hoy para superarme y mejorar?” y seguidamente saltar a “¿qué me ha dejado el día de hoy?“. Las emociones del día las repaso con esta pregunta “¿qué emociones experimenté?” que a menudo tiene una fuerte relación con la siguiente multi-pregunta “¿con quién lo he compartido?¿a quien amé?¿quien me amó hoy?“.

Para acabar dedico un par de minutos a resumir en inglés y en pasado lo que ha pasado en el día, se trata de ser totalmente subjetivo y no intentar racionalizar nada de lo que me viene a la mente. Lo hago en inglés para practicar si durante el día no he tenido reuniones en inglés y me fuerzo a hablar en pasado porqué a menudo cuando hablo en inglés lo hago en presente y futuro cosa que no me permite practicar los tiempos verbales en pasado. Así que aquí trabajo en dos temas a la vez, en captar mi estado de ánimo y en mi inglés.

Para concluir tengo otro karma que me gusta repetirme y sobre el que me gusta inspirarme. Se trata de una metáfora que me recuerda que debo soltar las cosas para poder descansar en paz, concretamente es este “Baja el vaso, así tu brazo podrá descansar“.

El cierre de la semana se compone de las siguientes preguntas:

  • ¿Qué he aprendido durante la última semana?
  • ¿Cuál fue mi mayor logro de la semana pasada?
  • ¿Qué momento de la semana pasada fue el más memorable y por qué? Identificar pasiones y objetivos.
  • ¿Cuál es la tarea más importante para llevar a cabo la semana que viene?
  • ¿Qué puedo hacer ahora para facilitar el trabajo de esta semana? Llenar el depósito, programar alarmas en el calendario para reuniones importantes, etc.
  • ¿Qué problemas del pasado pueden volver a manifestarse durante la semana que viene? Aprende del pasado para estar preparado para el futuro.
  • ¿En qué tarea he perdido más tiempo en la última semana? Busca una estrategia para evitar que vuelve a pasar.
  • ¿Qué tarea he estado evitando? Planifica esta tarea en tu agenda, si es posible el lunes a la primera hora de la mañana.
  • ¿A quién puedo ayudar la semana que viene? La mejor manera de recibir ayuda es ayudar a los demás para que se acuerdan de ti cuando necesites ayuda.
  • ¿Cuáles son mis tres objetivos para los próximos dos años? Si tengo mis objetivos presentes, tendré más posibilidades de avanzar durante la semana que viene.* ¿Alguna de mis acciones de la semana pasada me han acercado a mis objetivos? Si la respuesta es negativa, algo hay que cambiar durante la semana que viene.

Ahora mismo sería incapaz de decir de donde he sacado todas estas preguntas. Lo que si sé es que no fue un trabajo que empezó y que sigue igual, con el tiempo voy quitando y añadiendo preguntas. Algunas las leo en blogs, otras en libros, las oigo en conferencias o simplemente se me ocurren. Así que GRACIAS a todos lo que me habeis inspirado. Lo que para mi es importante es buscar esa serie de actividades que me permitan construirme como quiero ser, que me permitan crearme como el señor Küppers nos dice en el video. Evidentemente la genética tiene su fuerza y nos condiciona, pero por mi propia experiencia os puedo asegurar que cuando hay ilusión no hay genética que te frene las ganas.

Termino, como siempre, deseando que el hecho de compartir este pedacito de mi intimidad le sirva a alguien para poder empezar a crearse como realmente quiere ser. No somos otra cosa que personas y las actividades o comportamientos que llevamos a cabo es como nos manifestamos, sólo cambiando la forma de mirar a la vida todo ello puede cambiar; yo lo he hecho, por eso creo que todo el mundo puede.

Copia local del video: